martes, 25 de octubre de 2011

240 personas trabajan este año gracias a los programas que realizan las oenegés de León.

La expulsión definitiva por la crisis del mercado laboral de los parados de más edad alarma a las oenegés de León, a cuyas dependencias acuden cada vez más personas que superan los 45 años y que nunca antes habían estado en paro. El Programa Operativo de Lucha contra la Discriminación (2001-2011) ha conseguido en el último año empleo para 240 personas en León, tras ofrecer formación a más de un millar entre las cuatro oenegés que forman parte del operativo: Cáritas, Cruz Roja, Once y Secretariado Gitano.

El operativo, cofinanciado por el Fondo Social Europeo, diseña programas individualizados de inserción, diseñado por profesionales trabajadores sociales, orientadores laborales y formadores, que atienden a las necesidades individuales de cada persona.

«Nos preocupan todos los colectivos, pero el perfil que más ha aumentado con la crisis es el de un hombre de mediana edad que siempre ha trabajado en la construcción», explica María Jesús Álvarez Vivancos, gerente de Cáritas de León. «El sector de la construcción está parado y ellos no tienen otra formación o experiencia. El mercado laboral, y a veces ellos mismos, se consideran ya mayores como para reciclarse e iniciarse en otro sector laboral».

La bolsa de trabajo de Cáritas está especializada en el empleo doméstico y cuidado de mayores «y cada vez más personas solicitan incorporarse a ella (hombres y mujeres), ya que es un sector que sigue en alza. Muchas mujeres que no trabajaban porque podían subsistir con un solo sueldo empiezan a buscar trabajo al quedarse sus maridos sin puesto de trabajo».

La discapacidad, el reto. Mujer enferma mental es sinónimo de discriminación laboral El programa Inserta del la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) de León coloca a la mujer en el número 1 de todas las necesidades. Casi 3.000 personas (2.672) están en la bolsa de empleo de Inserta en León. La formación y el empleo les ha permitido gestionar este año 48 contratos laborales, casi la mitad menos que el año pasado y muy lejos de los 106 conseguidos en el 2000, antes de la aparición de la crisis económica. «El grueso de los contratos siempre se produce en la discapacidad física teniendo las mayores dificultades las personas con enfermedad mental. Las personas menores de 25 años y mayores de 45 son los que más dificultades tienen para encontrar un empleo, ya que más del 50% de los contratos se producen en personas entre los 25 y los 45 años.
El racismo, otro desafío. «La crisis del mercado laboral sigue incidiendo negativamente en los niveles de contratación de la población gitana», explica Irene Velado, gerente de Secretariado Gitano de León. La fundación atendió en el 2011 a 154 personas gitanas, de las que el 36% son mujeres. «La crisis del mercado de trabajo incide en los niveles de contratación de la población gitana, con una reducción del 34% si lo comparamos con el año anterior», asegura Velado

Inmigrantes y hombres. Inmigrante y hombre mayor de 50 años es el usuario que más ha crecido en el último año en Cruz Roja. «Acuden personas que antes tenían un empleo fijo en la construcción y se han quedado en paro», Pese a la prospección en las empresas, «no hay ofertas de trabajo para nadie».

QUE GRAN TRABAJO EL VUESTRO COMPAÑEROS/AS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada